Inicio > Consejos ciclismo > Entrenamiento ciclismo > MTB, ruedas de 26, 27,5 y 29 pulgadas

MTB, ruedas de 26, 27,5 y 29 pulgadas

ciclismo de montaña

En los últimos años el panorama de bicis de montaña se ha ampliado con la proliferación de nuevos diámetros de ruedas más grandes.

Como muchos de vosotros ya sabréis, en los últimos tiempos han ido apareciendo nuevos diámetros de ruedas para bicis de montaña. Estas nuevas ruedas, implican cambios importantes en las propias bicis y vienen a ofrecer un panorama en el ciclismo de montaña algo más complejo del que existía hasta ahora. La rueda de 26 pulgadas era hasta hace poco la medida estándar, sin embargo hace tres o cuatro años aparecieron en Europa (vía Estados Unidos) unas bicis de mtb con ruedas de 29 pulgadas, bastante más grandes. Y últimamente se han incorporado las bicis con rueda de 27,5”, un tamaño intermedio que, para muchos, se impondrá el nuevo estándar de rueda en el futuro.

Analizar los pros y contras de cada uno de estas ruedas es algo complicado y a nadie se le escapa que en el fondo hay muchos intereses propios de la industria de la bicicleta por dinamizar el mercado. Aún así, está claro que cada uno de estos tamaños de ruedas suponen cambios, beneficios y penalizaciones a la hora de practicar el ciclismo. Quizás lo más fácil, para entender esos cambios, sea comparar los pros y contras de los dos diámetros más alejados: 26 vs. 29”.

La rueda de 29”

Se trata básicamente un aro de rueda de carretera (de 700cm de circunferencia) con un neumático de mtb. El tamaño de la rueda es sensiblemente mayor que la de una rueda de 26” y sus características, por tanto, más diferenciadas. Las bicis de 29” aparecieron hace muchos años en Estados Unidos, aunque en Europa se han impuesto en los últimos tres o cuatro años, sobre todo para las disciplinas más rápidas como el XC o el maratón. La principal ventaja de estas ruedas es que ruedan con mayor eficacia y permiten superar con más holgura los obstáculos (tanto en subida como en bajada). Son bicis más estables, con mayor distancia entre ejes y más grandes. Suelen ser más altas en la parte delantera, con lo cual la posición del ciclista es algo más cómoda, ya que deber ir menos inclinado a la hora de pedalear.

Comparadas con las ruedas de 26”, las 29er pagan el peaje de ser más pesadas y menos rígidas, lo cual en principio penalizaría el rendimiento, el puro pedaleo. Al ser más grandes, son ruedas que cuesta más de poner en marcha, en movimiento, lo cual las hace algo peores que una 26” en las aceleraciones. Pese a todos esos inconvenientes, ¿cómo es posible que se hayan impuesto las 29” en bicis de competición para XC? Pues sencillamente porque las ventajas superan a los inconvenientes que hemos comentado; fundamentalmente, una bici de 29 pulgadas ya lanzada y con inercia es más rápida, más cómoda y permite trazar con menos problemas que una 26”.

Otra manera de ver las ventajas de las bicis de 29 versus las de 26 pulgadas es que son, en definitiva, bicis más grandes, con lo cual se hacen más adecuadas para ciclistas altos. Incluso hay marcas que usan diferentes medidas de ruedas en función de la talla del cuadro (ruedas de 26 ó 27,5 en tallas pequeñas y ruedas de 29 en tallas grandes). Otra ventaja de las 29er es que suelen tener un comportamiento más estable, más cómodo y permiten trazar con más confianza, lo cual hace que su comportamiento se asemeje más al de una doble suspensión. De este modo, ciclistas menos habilidosos pueden beneficiarse de la capacidad de rodadura y de salvar obstáculos de una rueda grande, algo que se les complicaría más con una rueda de 26”. Curiosamente, para las bicis de gran recorrido trasero (enduro, descenso…) se mantiene básicamente el estándar de la rueda de 26”, aunque esto se debe a que las ruedas de 29 son demasiado grandes para evitar incompatibilidades con las flexiones de un cuadro con tanto recorrido trasero.

Las ruedas de 27,5”

El dilema entre ruedas de 26 y 29 era relativamente sencillo de resolver; se trataba de averiguar las preferencias entre una rueda “pequeña” y otra sensiblemente mayor. Sin embargo, la aparición en los últimos dos años de las ruedas de 27,5” ha venido a complicar algo más el panorama, ya que este diámetro de rueda se plantea como una especie de punto intermedio que vendría a sintetizar las ventajas de los diámetros anteriormente comentados. En efecto, las bicis de 27,5” se presentan como el justo medio a la hora de analizar prestaciones del pedaleo, rigidez, peso y paso de obstáculos. Hay quien asegura que, con los años, esta medida se convertirá en el nuevo estándar de la industria del ciclismo de montaña. Una ventaja de esta medida intermedia es que ofrece menos limitaciones a la hora de colocarla en modelos de doble suspensión, incluidas las de gran recorrido trasero (más de 120mm).

Pero más allá de lo que nos depare el futuro en el ciclismo de montaña, hay una realidad que ya podemos dar por segura y es que las bicis de 26” están desapareciendo de las gamas medias y altas de las principales marcas del sector. Casi todas las marcas importantes ofrecen sus bicis de montaña rígidas y de doble suspensión (hasta 100 ó 120mm) en diámetros de 27,5 y 29. Esto no quiere decir que hayan desaparecido las bicis de rueda de 26”, pero sí que se han relegado a los modelos de gamas más económicas y destinadas a un uso fundamentalmente recreativo.

infografia_MTB