Inicio > Consejos ciclismo > Entrenamiento ciclismo > ¿Qué bici de carretera me compro?

¿Qué bici de carretera me compro?

ciclismo

Hace poco veíamos qué condiciones pueden condicionar la compra de una primera bici de montaña; en el caso de un modelo de carretera las premisas a tener en cuenta cambian bastante.

Para un neófito, enfrentarse a la compra de su primera bici de carretera es un proceso algo más sencillo que si la compra tuviera que ver con un modelo de montaña. El principal motivo de esto es que hay muchos más tipos de bicis y modalidades entre las bicis de BTT que en las del ciclismo de carretera. Generalizando, podríamos decir que la bici de carretera es la misma para todo tipo de usuarios (de neófitos a expertos), lo que cambia fundamentalmente es el nivel del producto y su peso y precio final.

Una bici económica de carretera es muy parecida a una bici de gama alta. Básicamente, lo que cambia es el peso, ya que la primera suele rondar los 10kg y la segunda puede pesar menos de 7kg fácilmente. Lo lógico para un usuario que empieza con la bici de carretera es que opte por un modelo de gama baja o medio-baja. Actualmente, las gamas más sencillas usan cuadros de aluminio, mientras que las gamas medias y altas tienen cuadro de carbono. Del mismo modo que muchas marcas sólo venden bicicletas con cuadro de carbono, también podemos encontrar bicis de gama alta en cuadro de aluminio.

A nivel de usuario, lo cierto es que el tendero no tiene muchas preguntas qué hacer sobre sus preferencias al posible comprador. Es decir, el ciclista de carretera podrá ir más o menos rápido, por recorridos más o menos montañosos, estará más o menos en forma… pero siempre circula por carretera. Por tanto, a la hora de comprar una bici, lo que se trata es de fijar un presupuesto y escoger el modelo que más nos guste, básicamente. Una bici de carretera de gama baja o medio-baja se sitúa entre los 500 y los 1000€. El por qué una bici de iniciación para el ciclismo de carretera es bastante más cara que para el ciclismo de montaña, es algo que no sabemos contestar desde aquí… Pero es una realidad.

Modelo de aluminio o de carbono

Quizás la principal duda que se le plantea a un usuario es si en su primera compra se decanta por un modelo de aluminio o de carbono. En principio, la bici de carbono es más moderna y permitirá que con ciertas inversiones en el montaje, ir mejorando la bici en sí. También hay que decir que la bici de carbono será algo más cara que la de aluminio. De todos modos, conviene recordar que no todos los cuadros de carbono son iguales. Hay carbonos de diferentes calidades y peso, del mismo modo que hay aluminios de mayor o menor calidad. Lo que sí podemos aconsejar a quienes se inicien con una bici de carretera es que tengan en cuenta que este tipo de bicis sufre bastante menos que una de montaña y que, por tanto, el cuadro puede durar bastantes temporadas. Podemos ir mejorando la bici poco a poco con el montaje, manteniendo un cuadro que nos debería durar perfectamente cuatro años o más… Por último, cabe señalar que en los últimos años han proliferado en el mercado un tipo de bicis de carretera con un diseño algo más favorable para el usuario poco habitual o cicloturista. Son bicis aparentemente iguales al resto (que podemos denominar de tipo “racing” o competición), pero con una geometría que favorece la comodidad. Por eso, tienen una posición del manillar más elevada y son más cortas en el tubo superior, para que el ciclista no tenga que ir muy estirado sobre la bici y su espalda sufra menos. En los modelos más avanzados, el tipo de material empleado para la construcción de estas bicis más cómodas (suelen llamarse “granfondo”) es especial, ya que favorece la absorción de los baches de la carretera.